sábado, enero 06, 2007

NO SE PUEDE CONFIAR EN NADIE...



A comerla. Sugerencias para la Paz.



La ONU investiga a los cascos azules por abusos sexuales

El organismo confirmó que se están analizando denuncias que afectan a 319 miembros



Las Naciones Unidas investiga a 319 cascos azules por explotación y abusos sexuales en las misiones de paz entre enero del 2004 y noviembre pasado, según informaron fuentes de la organización, tras la denuncia de un medio británico. El diario Daily Telegraph publicó el jueves la aparición de un caso de explotación sexual en Sudán, lo que provocó automáticamente la repatriación de cuatro soldados de Bangladesh y desató el escándalo. Según el diario, más de 20 menores en la ciudad de Yuba, capital del sur de Sudán, fueron obligadas a mantener relaciones sexuales con miembros de las fuerzas de paz y funcionarios de Naciones Unidas. Daily Telegraph se basó en su publicación en un informe de El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que asegura que la edad de las menores no supera los 12 años.


***




Las chicas de un dólar merodean en las afueras de los campamentos de Naciones Unidas en el Congo. También se las conoce como kidogo usharatis, que en swahili significa “prostitutas jóvenes”. La semana pasada se despidió a un empleado de la ONU y se suspendió de sueldo a otros seis, en el contexto de una investigación a 17 empleados civiles. Sin embargo, la sospecha de que en las actuaciones de Naciones Unidas se cometen abusos sexuales y se paga a niñas por prostituirse se extiende a las 17 misiones que la ONU tiene desplegadas por el mundo.
En África el problema es especialmente sangrante. Allí, las décadas de guerras civiles hacen que haya miles de niñas violadas por ejércitos y milicias. En la mayoría el continente, las mujeres que han perdido su virginidad no tienen valor, nadie paga por casarse con ellas (con las vírgenes sí). Sumado a la pobreza extrema, el resultado son las chicas de un dólar. Niñas de hasta doce años que venden sus servicios por esa cifra, o simplemente por comida, que debería ser repartida como ayuda humanitaria. A veces son obligadas por sus padres. La misión de Naciones unidas en el Congo es la más numerosa del mundo, con más de 16.000 empleados. Desde que Naciones Unidas reconoció la existencia de abusos se están investigando 150 denuncias de abusos sexuales, violaciones incluidas. Destaca el caso de un empleado francés que fue descubierto con cientos de cintas de vídeo en las que torturaba y abusaba de niñas desnudas. También están bajo sospecha las misiones de Liberia, Sierra Leona, Haití Kosovo o Bosnia. En el Congo hay desplegadas tropas de Marruecos, Sudáfrica, India, Nepal y Bangladesh, aparte de miles de empleados civiles. “Los abusos siempre se asientan en una relación desequilibrada” explica Kemal Saiki, portavoz de la misión. “Aquí hay una tremenda pobreza y eso es un caldo de cultivo para que ocurra cualquier cosa si no tenemos una política específica”. Pero sí que la tienen. Recientemente se ha establecido una política de “no confraternización” para las misiones de la ONU en todo el mundo. El problema es la falta de escrúpulos de sus trabajadores. Otro empleado de Naciones Unidas explica que para ellos es un desastre: "Estamos aquí trabajando duro y unos pocos arruinan la reputación del resto. Esto tiene que acabarse completamente y eso significa apartarse de las chicas, aunque sea un arelación inocente". Explica los abusos por la pobreza y la falta de escrúpulos de algunos soldados y civiles.Francine es una chica de un dólar que narra a "The Washington Post" cómo una noche entró al campamento marroquí para hacer un servicio a un soldado, y cinco más intentaron violarla. “No quiero volver a hacerlo”, sentencia. Después del incidente acudió a una organización que ayuda a mujeres que han sido violadas, sin embargo, no se atrevió a denunciar el caso: “Tenía miedo a tener más problemas, así que sólo les hablé de cuando me violaron las milicias, nunca dije nada de los soldados de Naciones Unidas”. La historia no es nueva. Hace décadas que los empleados de Naciones unidas son expulsados e investigados por delitos como la prostitución de menores o incluso la violación. Canadá e Italia reconocieron que sus tropas habían cometido torturas en Somalia. La noticia es que por fin se ha despedido a alguien, porque los abusos se conocen desde hace años. Desde la guerra de Bosnia hay más denuncias que nunca, Naciones Unidas lo ha reconocido, y se ha puesto manos a la obra para erradicarlo. Aún así, los escándalos están salpicando al ya debilitado secretario general de la organización, Koffi Annan.



4 comentarios:

manuco dijo...

Hagamos el amor, no la guerra.

sasha dijo...

eso

LadyinBlack dijo...

Todos somos buenos hasta que todos somos malos... y esto es una gran pena.

amélie poulain dijo...

ABERRANTE!