miércoles, enero 10, 2007

BIZARRO

ESTO SALIÓ EN UN DIARIO PARAGUAYO...LEAN ATENTAMENTE...


Se retrasó apertura del canal ante “iluminación divina”, según MOPC



En una reunión de prensa, el titular de Obras Públicas justificó el retraso en abrir el canal en el Pilcomayo a una “iluminación divina”, diciendo que gracias a eso no obró con apresuramiento. En realidad, no se abrió por un error en la toma de datos.



El ministro de Obras, Pánfilo Benítez, buscando ayer justificar el retraso de la apertura del tapón del Pilcomayo, indicó que la secretaría ha actuado “con sabiduría e inteligencia” y hasta recibió la “iluminación divina” para no obrar con “apresuramientos” en esa operación. “La primera crecida fue insignificante”, apuntó, para exponer luego la sorprendente tesis de que se ha valido de lo que sugiere el viejo adagio chaqueño de que “cuando las gallinas duermen a más de un metro del suelo es porque recién allí se avecina una gran crecida”. El secretario de estado convocó en la víspera a su despacho a los representantes de los medios acreditados ante esa institución estatal a fin de dar explicaciones sobre la inexplicable postergación de la apertura del dique que contenía el agua del afluente hídrico en la boca de la toma construida en la zona de la embocadura y que permitió la limpieza y profundización del canal. El ingeniero Benítez, refiriéndose a publicaciones anteriores de nuestro diario, dijo que no hubo imprevisión por parte del MOPC al retrasar la tarea y expuso que personalmente decidió no obrar con apresuramiento en la delicada operación de apertura.Comenzó de manera ilustrativa a comparar la creciente con los desbordes que se producen en las calles capitalinas luego de las lluvias e indicó que las aguas primero arrastran los basurales y desperdicios. “Los mismo ocurre con el Pilcomayo”, apuntó el ministro indicando que en una primera crecida el mencionado curso de agua arrastra una infinidad de sedimentos que “pueden llegar a taponar después el canal e inutilizar las labores realizadas en el lugar”, conforme precisó.Señaló inmediatamente que en esta oportunidad la cartera de Obras ha obrado con “sabiduría e inteligencia” al no apresurar el trabajo e incluso se aventuró a decir que “recibió la iluminación divina” para proceder de esa manera. En otro momento del pasaje de su intervención, dijo que hasta tuvo en cuenta lo que sugiere aquel viejo dicho chaqueño de que “cuando las gallinas duermen a más de un metro del suelo es porque se avecina una gran creciente”, sacando a relucir el increíble parámetro en el cual nuestras autoridades se valen para adoptar una determinación tan trascendente para el país como indudablemente lo es la apertura del canal que traería un cierto alivio a la desesperación de los productores, al regar la castigada y árida zona chaqueña.El titular de la cartera manifestó después que la primera crecida del Pilcomayo fue “insignificante” y por tanto no se justificaba aun la eliminación del tapón del río, ya que al cabo de horas el curso volvió a su cauce normal. Agregó luego que la subida del jueves sí ya “justificó el trabajo”, conforme precisó, ya que el afluente registró un caudal de 800 metros cúbicos por segundo.Recordó más adelante que en ocasiones anteriores, en las tres crecidas pasadas, el caudal experimentó un nivel de 4.000 metros cúbicos por segundo. “Y ni así entró agua al Chaco”, sentenció. “La decisión que se tomó fue con mucha inteligencia y sabiduría. No hay que ir por el sentimentalismo. He visto en un medio de prensa que decía que se perdía agua... Pero corríamos el riesgo de que una lluvia ocasional en ese nivel podía haber ocasionado taponamientos en el canal. Por eso estimé conveniente, y siguiendo toda la información, como les dije a ustedes, del curso aguas arriba del Pilcomayo, si iba subiendo, de ahí tomar la decisión de sacar el tapón. Tomé la decisión personal de asistir y abrir el canal”, volvió a argumentar el funcionario.“El trabajo ejecutado por el consorcio y que lo hizo en tiempo récord -comenzó muy retrasado- fue excelente”, apuntó el ingeniero Benítez, para concluir que la obra permitió el mayor ingreso del líquido hacia nuestro territorio, por lo cual es un éxito el trabajo del Consorcio Pilcomayo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Sr. Duluz:
No será el amigo Pánfilo, quien lo increpara algunas notas atrás?
De todas formas, si sirve como dato, en los puesto de montaña mendocinos, donde el paisano se las ve fiera por la falta de agua, las gallinas duermen a más de un metro del piso. Al aguita la ven cuando aprieta el sol y se decongelan algunos manchones de nieve.
EL COLECCIONISTA

manuco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
manuco dijo...

Iba a postearlo en Migajas, pero creo que este es el lugar adecuado.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-2584-2007-01-11.html

Geronte Punk
----------V