jueves, diciembre 14, 2006

LAS VUELTAS DE LA VIDA




Esta historia de Antonio Vidal González es increíble. La nota de más abajo la escribí yo.
Antonio Vidal González, 24 años, misionero. Tres goles en su primer partido de titular con San Martín y contra el equipo del que es hincha...Allá en Candelaria, Misiones, cuando su mamá y sus once hermanos tenían otros desvelos -acaso vivir un poco mejor-, él sólo soñaba con jugar alguna vez con la camiseta de Boca.Allá en Posadas cuando su destino de futbolísta lo puso en la primera de Guaraní Antonio Franco, él cambió su ilusión por otra más posible: hacerle un gol a Boca.Acá en la Bombonera, cuando los rumores más gigantescos de la gente envolvían los cantos y los gritos, él se propuso alimentar sus afectos de la infancia con una gran actuación, porque "si uno no puede jugar en Boca, sería lindo jugar bien contra Boca, y si es en Buenos Aires, mejor".Antonio Vidal González (Vidal es segundo nombre, no apellido) supo desde el domingo 20 de noviembre de 1988 que el resultado entre sus sueños y realidades no pudo ser mejor. No jugó en Boca, es cierto, pero enfrentarlo en dos partidos y convertirle siete goles puede ser suficiente para -según él- "no dormir esta noche, ni mañna, y pensar únicamente en mi familia, gracias a Dios todos casados, y también en mi primer hijo, Sergio Grabriel, de un mes y veinte días".Nació el 22 de abril de 1964 en Candelaria, a 24 kliómetros de Posadas, y un día antes de cumplir 21 años (21-4-1985) conseguía cuatro de los seis goles con que Guaraní Antonio Franco le ganaba 6-0 al Boca de Di Stéfano, en un amistoso en Misiones. "Los tengo en un video, no los puedo olvidar, pero esto de hoy es la actuación más importante de mi vida".Hoy es el 6-1 glorioso de San Martín de Tucumán, sus tres goles a Navarro Montoya, su actuación consagartoria, su primer partido como titular y esta alegría "para mi familia, para Chabay y paratodo San Martín, que me recibió muy bien". Se inició en Bartolomé Mitre de Posadas, en 1984 pasó a San Martín de Tucumán donde ya lo dirigía Nélson Chabay, en 1985 fue a Guaraní Antonio Franco, en 1986 recaló en Estudiantes de la Plata y en el 87 volvió a Guaraní. "No creía lo que estaba pasando en la cancha, en la Bombonera y ante Boca, pero la verdad es que me tenía mucha fé. A las ocho de la mañana ya no podía dormir, pero no era de nervioso. Yo no sé qué decir, soy fanático de Boca y ahora el verdugo... Sólo pienso lo que debe ser mi pueblo, Candelaria, donde se ve Fútbol de Primera".Por donde andrá ahora este morochito misionero, niñez pobre, sueño de muchos, grito de gol en la Boca, explosión en su alma humilde de hincha y jugador.
Fuente: Revista El Gráfico, Hugo Suerte

Martes 5 de Diciembre de 2006
En Candelaria hay ediles que tienen miedo de ir a las sesiones
:: Según explicaron, "no es normal" la cantidad de empleados municipales que, en gran número, concurren cada martes al recinto del Concejo Deliberante
Posadas. La tranquilidad que se percibe en los alrededores de el edificio legislativo de Candelaria, es en realidad una apariencia.Más de una veintena de conocidos empleados municipales que responden al intendente Antonio Vidal González, pululan en las puertas y escalinatas del recinto. En la vieja capital provincial aseguran que la presencia de personal del municipio, tiene bastante poco de casual o de inocente.Norma Wilcke, concejala electa por el PJ, manifestó “que además del problema de salud que me impidió concurrir a la sesión de la semana pasada, no fui porque tenía miedo de que me pase algo, y más en el estado delicado en que me encuentro”.Esta llamativa situación, junto a algunos incidentes que se producieron semanas atrás con los ediles opositores y algunos periodistas locales, no contó con ninguna manifestación pública de repudio por parte del Ejecutivo de esa ciudad. Simplemente, y en corcondancia con la línea política del Carlos Rovira, se apeló una vez más al mutismo.Sin embargo, diversas fuentes indicaron que la presencia de los trabajadores en las cercanías del Palacio municipal se debe a una estratregia planificada directamente en el despacho de Antonio Vidal González.Incluso, trascendió que desde la Municipalidad se les obliga a firmar una planilla donde se comprometen a concurrir a las sesiones a “apoyar” al oficialismo, a cambio de conservar sus puestos de trabajo.En cambio, desde la oposición no coinciden en calificar a esa acción con la palabra “apoyo”. Creen que la comuna trata de intimidar a los ediles para que no avancen en las investigaciones contra la cuestionada gestión.Sucede que uno de los puntos más controvertidos de los tantos pedidos de informe que Vidal González debe responder, se refiere a la supuesta contratación irregular de personal. En ese sentido, existirían presiones contra los contratados ya que desde el municipio se les dice que “por culpa de los concejales, a ustedes los van a echar”.
“Vinieron por propia voluntad”
Vidal González, por su parte, le explicó a una publicación regional que los trabajadores fueron al Concejo “por propia voluntad” y que al no estar de acuerdo con lo argumentado por los ediles “vinieron a expresar su forma de pensar en defensa de mi persona”.“Pudo haber gritos normales, pero en todos lados pasa”, definió el ex futbolista.Los dichos de Vidal no se condicen con las versiones que se desprenden desde al oposición.En la misma publicación, Raquel Amiel, concejal renovadora disidente, detalló que cuando llegaron al cuerpo en una de las sesiones anteriores, “nos sorprendimos por la gran cantidad de empleados contratados, nos llamó la atención porque viendo la orden del día, no se justificaba la actitud, era el nombre de una calle y la lectura del acta anterior y nada más, no había ningún tema importante a tratar”. “No sé qué les dicen a los empleados. Están mal asesorados”, concluyó.
¿Cómo va todo?
El intendente de Candelaria, a su vez, aseguró que tanto la diputada ultrarrovirista Sandra Giménez, como desde la secretaría del jefe de Gabinete, Jorge Franco, se comunicaron con él “para saber cómo iba todo, y que yo ante cualquier novedad les avisaba”.Insólitamente, en la publicación, Vidal explicó que no es el Concejo quien debe controlar al muncipio, sino el Tribunal de Cuentas. “Ellos (el Concejo) no están para controlarnos o para saber si se gastó o en qué se gastó”.
Sin respuestas por el momento
El Concejo Deliberante de Candelaria sesionará hoy a partir de las 20, a la espera de que se conozcan oficialmente las respuestas del intendente Antonio Vidal González a los 14 pedidos de informes que confeccionaron los ediles.Otro de los puntos calientes que comenzarán a tratarse en el jornada, es la incipiente puja por el presupuesto para el año que viene.Con este panorama, se aguardan días agitados en la ex capital provincial.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr. mio. Una vez más encendió mi cerebro. Gracias por volver.
Olvidemos a HB

El Coleccionista.

PD: Una vez más gracias por Mister América

Anónimo dijo...

.... increíble historia, faltaría que Hanuch (ex Platense y con varios goles a los bosteros) sea dealer de Quique Symns..... y le hizo 4 en un amistoso este Vidal (pensé que era el apellido, mirá vos)... linda provicia, como el ispa, bah....

Holden-Ambiguo-Posmoderno

Lupa dijo...

Más de lo mismo en el universo parabampampam...Realmente bizarro lo de este muchacho, del que no acordaba que habia pasado pr el pincha.
Che Dieguin correjí lo de "se producieron"...

Lupa dijo...

Corregí claro...