sábado, diciembre 23, 2006

LA MUERTE DE NIYAZOV, PERPETUO DICTADOR TURCOMANO




Alguno de los tantos parroquianos que visitan este sitio, recordarán que hace unos años hiciemos un comentario en un programa de radio que hacíamos y que todavía vive en nuestros malvados corazones.
Para quienes lo recurden, este es mi humilde homenaje. Para quienes no, disfrútenlo.
Salud y queden re locos en la fiestas: merca, faso, ácido, champú, sidra, vino, birra, Fresita, New Age, todo lo Fizz, pasta, ropy, agua mineral, gatoreit, penicilina, lo que quieran...todo vale.
A no quejarse al día siguiente, eh.
CHAU NIYAZOV
ASHJABAD.- El extravagante dictador de la ex república soviética de Turkmenistán, Saparmurat Niyazov, murió ayer, tras un gobierno de 21 años en los que creó un imponente culto a su personalidad y combatió con crueldad a los opositores.

La muerte de Niyazov dejó un vacío de poder en un país estratégico por sus enormes reservas de gas y su cercanía con Irán y Afganistán, por lo que se teme una desestabilización de esta volátil región de especial interés para Rusia, Europa, China y Estados Unidos.

Durante su larga estadía en el poder, Niyazov, que se hizo llamar el "padre de todos los turcomanos", prohibió el uso de la barba y del pelo largo entre los jóvenes, ordenó la construcción de cientos de estatuas en su honor y anunció, en 2004, la construcción de un palacio de hielo en las afueras de la capital, Ashjabad, una de las zonas más desérticas y calurosas del planeta.

El culto a su personalidad, sólo comparable con el de su par norcoreano Kim-Jong Il, desborda los límites de lo imaginable: entre los retratos y estatuas que se encuentran a cada paso en Turkmenistán se destaca una escultura giratoria enchapada en oro de cinco metros de altura que gira para estar siempre orientada hacia el sol.

Las decisiones de Niyazov abarcaban todos los aspectos de la vida de los ciudadanos de Turkmenistán.

Impuso a los extranjeros el pago de una tasa para casarse con mujeres del país y, en abril de 2001, prohibió el teatro, la ópera y el ballet y cerró las salas de conciertos y el circo de Ashjabad por considerar que esas actividades artísticas son "ajenas" al espíritu nacional turcomano.

Al año siguiente cambió los nombres de los meses del año y de los días de la semana. Enero pasó a llamarse Turkmenbashí , es decir, "padre de todos los turcomanos", como él se hacía llamar, y abril, Gurbansoltam edzhe , que es el nombre de su madre, a quien también se le erigió un monumento en Ashjabad.

Por ironía del destino, Niyazov murió un jueves, que según el calendario que él mismo impuso por decreto pasó a llamarse Sogap gün o "día bendito".

Entre otras medidas, Niyazov prohibió maquillarse a los presentadores de los cuatro canales de televisión, todos estatales, y ordenó a los dentistas del país que se abstuvieran de colocar coronas de oro a sus pacientes por ser "antiestéticas".

Libro en órbita

Aparte de presentarse como el mayor estadista de todos los tiempos, el fallecido dictador turcomano se consideraba también un poeta y un escritor. Su obra de referencia, titulada Rujnama (Libro del Alma), una suerte de guía político-espiritual, era de lectura obligatoria en todas las escuelas.

"Aquel que lea tres veces el Rujnama encontrará riqueza espiritual, se volverá más inteligente, reconocerá la existencia divina e irá directamente al paraíso", declaró en marzo pasado el difunto presidente.

Tan importante consideraba Niyazov su obra que un cohete ruso puso un ejemplar del libro en órbita alrededor de la Tierra en 2005.

Su última obra, Turkmenistán, mi felicidad , fue publicada en octubre, y según sus propias palabras trata sobre "el tema eterno del amor".

Siempre presente en el ámbito de la cultura, Niyazov prohibió el playback en los conciertos y en la televisión nacional, e incluso en las bodas, "para defender las tradiciones culturales, incluidas las musicales, de la nación turcomana contra la influencia negativa de los elementos extranjeros".

Entre otras excentricidades, Niyazov decretó la existencia de un nuevo ciclo vital, en el que la infancia termina a los 13 años, la adolescencia a los 25 y después de la edad adulta hay una fase "profética" (entre los 49 y los 61 años) y una fase "inspiradora" (entre 61 y 73 años), mientras que la vejez recién empieza a los 85.

El difunto tirano turcomano, que nació el 19 de febrero de 1940 en Ashjabad, se graduó en 1967 en Física y Matemáticas en el Instituto Politécnico de Leningrado, en Rusia, y en 1962 ingresó en el Partido Comunista de la Unión Soviética.

En 1985 fue designado jefe de la República Soviética de Turkmenia y luego, en 1990, en pleno proceso de desintegración de la Unión Soviética, fue elegido presidente de Turkmenistán con el 98,3% de los votos.

En 1999, Niyazov, que ya había sumado el cargo de primer ministro y era líder del único partido político turcomano legal -ya que durante su gestión acabó hasta con la más mínima disidencia de su país-, fue declarado "presidente vitalicio" por el Parlamento.

El funeral de Niyazov fue programado para el domingo próximo y el gobierno estableció el 26 del actual para decidir una fecha para las elecciones que designarán al nuevo presidente, porque Niyazov, que concentraba todos los cargos clave, no dejó un sucesor designado.

Hasta los nuevos comicios, que se estima serán en dos meses, el viceprimer ministro turcomano se desempeñará como jefe de Estado. Sin embargo, los analistas no descartan que se desate una lucha por el poder entre los altos dirigentes del país.

Ante el temor de que se produzcan desmanes, el ejército turcomano fue puesto en alerta poco después del anuncio de la muerte de Niyazov.

2 comentarios:

manuco dijo...

Ufff, si!!! Recuerdo su intervención en HNSF.
Un grosso Niyazov: "¡Alpargatas sí, playback no!".
Qué loco pensar que en este momento, mientras escribimos estas cosas, en el espacio exterior hay un libro orbitando.

Nos vemos el 28 en lo del Ratón.

Lupa dijo...

Yo creo que la existencia de este tipo de personajes es el resúmen de todas las perversiones humanas...incluso las más bizarras.